Notiver en la mira


Por Julián Andrade, publicado en La Razón

A los periodistas los está asesinando el crimen organizado. Desde hace algunos años son justamente los narcotraficantes una de las amenazas más persistentes contra la libertad de expresión.

Para nadie es un secreto que estos forajidos han impuesto su ley en algunas regiones del país, llegando incluso a las amenazas o a la propia muerte de quienes no se pliegan a sus dictados.

Yolanda Ordaz, reportera del diario Notiver de Veracruz, quien fue asesinada, es el último de estos casos.

El procurador del estado, Reynaldo Escobar, adelantó que el crimen de la comunicadora fue perpetrado por individuos ligados a la alta escuela criminal.

Escobar, por ello, no ve indicios de que el homicidio tenga algo que ver con el trabajo periodístico.

El fiscal veracruzano se equivoca y transita por un terreno tan delicado como conocido: culpabilizar a la víctima.

La tarea debería ser esclarecer el crimen, en lugar de buscar escusas o coartadas, con la peregrina idea de que esto desviará las críticas.

Al contrario, esto las exacerba, porque son vistas como una burla y, peor aún, como un ataque a la prensa.

Debemos recordar que Ordaz trabajaba en Notiver, diario que no acaba de llorar a su columnista más célebre, Miguel Ángel López Velasco, quien firmaba como Milo Vela, también asesinado, cuando ya tiene que poner moños negros por otra integrante de su equipo.

Pero además, si se confirman las hipótesis del procurador, estaríamos, de nueva cuenta, ante un ataque directo del crimen contra un periodista, más allá de los móviles que se puedan descubrir en los próximos días.

El argumento de las “relaciones peligrosas” es tan delicado como inútil. Las autoridades deben garantizar que no ocurran sucesos como los que por desgracia se han acumulado en los últimos años.

Una de las marcas de la cultura de la impunidad, que por desgracia prevalece en el país, es la de descalificar a quienes sufren algún tipo de percance.

Las víctimas se convierten en responsables involuntarios de su propia suerte, y esto es utilizado para evadir la responsabilidad que sin duda existe por no atender el proceso de prevención de los delitos.

Notiver, es evidente, está en la mira de grupos criminales y esto tiene que ser atendido con urgencia, y en particular por el propio procurador Escobar.

Otro tanto tendría que hacer el gobierno federal, donde han sido incapaces de poner en marcha el comité de protección a los periodistas, que en teoría tendría que impulsar la Secretaría de Gobernación.

Es más, quien tomó la batuta en el tema de protección a los trabajadores de los medios de comunicación es la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y Delito, donde tienen un análisis más acabado de lo que está ocurriendo y del riesgo de no actuar pronto, y por ello han iniciado una serie de encuentros con periodistas.

julian.andrade@razon.com.mx

Twitter: @jandradej

ver nota original

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s