Censura de La Jornada a Marco Rascón


En Twitter, Fernando Belaunzarán ha comentado ampliamente la censura de La Jornada a un artículo de Marco Rascón.  Los siguientes son algunos de sus apuntes:

Mi solidaridad con Marco Rascón, quien fue censurado por La Jornada, un periódico que se dice plural #lajornadacensura

Carta y artículo d Marco Rascón: http://on.fb.me/qmz9ASón-deja-la-jornada-les-comparto-sus-razones-y-el-último-artículo-que-/257028954322209

Por qué censuran a Marco Rascón en La Jornada? Porque en ese periódico no está permitido cuestionar a #AMLO. #lajornadacensura

Si como “presidente legítimo” #AMLO censura, imagínenlo de “presidente constitucional”… Mi apoyo a Marco Rascón #lajornadacensura

#Imperdibles: carta y art d Marco Rascón frente a la censura d la q fue objeto por parte dl pejismo marcorascon.org #lajornadacensura

Prohibido cuestionar a #AMLO en La Jornada. Carta y artículo no publicado de Marco Rascón: marcorascon.org #lajornadacensura

La Jornada no públicó artículo de Marco Rascón que defendía a #Sicilia de las críticas obradoristas: marcorascon.org #lajornadacensura

@LopezObrador_ No le eche la culpa a otros ni se haga el occiso. La responsabilidad de la censura a Marco Rascón es suya. #lajornadacensura

#AMLO dice q no debate “xq eso beneficia a mafia dl poder”. Quizás piensa q arts d Rascón también y x eso pidió su censura #lajornadacensura

RT @PRDCoahuila: @ferbelaunzaran pruebas de las criticas de AMLO a #Sicilia si las tienes muestralas?// marcorascon.org

RT @MoReNa_jovenes: Que no se preocupe Rascón, en La Crónica d Hoy le dan Chamba de inmediato!//veo q les gusta la censura #lajornadacensura

#Yoopino q, x elemental congruencia, todos los q condenamos censura vs #Aristegui, debemos hacer lo mismo x lo d Rascón #lajornadacensura

@PRDCoahuila #AMLO manda a sus arietes a hacer el trabajo sucio. Es de esos que tira la piedra y esconde la mano. Lo aprendió en el PRI

@loretitareyes #AMLO, aunque informal, es el consejero editorial más influyente de La Jornada #lajornadacensura

Los q cuestionaron “censura d Calderón” vs #Aristegui, pero ahora callan con la d #AMLO vs Marco Rascón son incongruentes #lajornadacensura

RT @acostanaranjo: increíble como los Jóvenes de Morena avalan la censura, mas bien piensan como el viejo régimen. Celebran censura de ideas

@loretitareyes Conozco a Jaime Avilés y él no va al baño sin pedirle permiso a @LopezObrador_ #lajornadacensura

Dice La Jornada ser un “periódico plural” y tiene razón. Ahí pueden escribir pejistas, obradoristas y andresmanuelistas #lajornadacensura

Yo defendí a La Jornada vs la intolerancia, cuando ultras la agredieron. Lamento q ahora la intolerancia venga de dentro #lajornadacensura

Nada, absolutamente nada, justifica la censura… #lajornadacensura #rascon

Cuándo @LopezObrador_ a tolerado una crítica, cuándo no ha dicho q ella responde a “la mafia”? Por eso censuraron a Rascón #lajornadacensura

En el Milenio escribe @EpigmenioIbarra, en el @Reformacom Lorenzo Meyer; pero @LaJornada ya no acepta a Marco #Rascon #lajornadacensura

 * * *

El último artículo de Marco Rascón en La Jornada y que ya no fue publicado.

México DF a 17 de agosto de 2011

Amigas y amigos:

Luego de 23 años de publicar periódicamente mis opiniones en La Jornada y haber sido colaborador e impulsor del proyecto editorial desde su nacimiento en 1984, ya no estaré más.

De aquel gran impulso intelectual, social, crítico y libertario, que le ha dado voz a los movimientos y expresiones democráticas a lo largo de más de 25 años en el país, La Jornada se ha ido cerrando ante la presión de quiénes la ven como instrumento para el desarrollo del sectarismo y sus intereses, pretendiendo desde sus páginas dirigir mediante información sesgada o presión, lo que por el contrario debía ser espacio abierto para la crítica y opinión de todas las expresiones progresistas y democráticas.

En mi caso, La Jornada cedió finalmente a la presión del lopezobradorismo que desde hace años ha sostenido hacia dentro de la política editorial, la campaña y boicots contra quiénes expresen posiciones críticas u opiniones que sean consideradas no correctas hacia esa corriente. Prueba de ello, son la publicación sistemática de insultos encubiertos en “opiniones ciudadanas” contra colaboradores y redactores, organizadas desde dentro del mismo periódico, como la organizada por  Jaime Avilés de manera permanente y desde hace años. http://lahoradelpueblo.blogspot.com/2006/08/boicot-marco-rascon.htmle.

Ante el pedido de muchos que me han solicitado  las causas de la desaparición de mis colaboraciones de los martes, les informo que primero fui avisado que  “por razones de reestructuración” solo sería publicado cada 14 días. Esto fue el primer aviso en el cambio de la política editorial de La Jornada ante el proceso del 2012 y que pese a las presiones, La Jornada resistía la presencia de varios colaboradores considerados no gratos. Esw por ello, que esta decisión no es solo contra mí, sino contra todo proceso o protagonista que tenga una posición distinta o no comulgue con las posiciones del lopezobradorismo.

Hoy, que se puede criticar a la presidencia de la república con toda libertad desde cualesquier posición política, resulta que desde  no se puede criticar al  lopezobradorismo y su “presidencia legítima”. Es ridículo que habiendo luchado durante años contra el presidencialismo, hoy en los espacios de comunicación de la izquierda, el hacerlo sea motivo de escarnio, persecución y censura. Son muchos, redactores y colaboradores que han padecido y fueron expulsados de las páginas del diario por criticar no solo acciones y exabruptos del  lopezobradorismo, sino por criticar a personajes cercanos a él como fue mi caso.

Prueba de ello, la campaña desde la sección editorial contra el movimiento surgido a partir del asesinato del hijo de  Javier Sicilia y el surgimiento de un nuevo movimiento, al que tras intentar cooptarlo y no lograrlo, lo han pretendido definir como un movimiento de la derecha y atacarlo con toda saña.

Frente a esas opiniones expresadas en la sección de Opinión de La Jornada y luego de esperar pacientemente los rigurosos 14 días que se me impusieron, escribí la crítica a otras opiniones, coincidiendo incluso con la de Luis Hernández Navarro, que en este caso ha sido juez y parte en el debate y la imposición de su criterio para no publicar mi colaboración.  Le pedí que los intelectuales del lopezobradorismo a los cuales me referí, me respondieran ellos haciendo uso de su derecho de réplica a lo cual Hernández Navarro, me respondió que decirles “intelectuales del lopezobradorismo” era un insulto impublicable cuando considero  que para ellos,  es un honor estar con Obrador.

Dejo al criterio de los lectores la opinión sobre lo que es insulto o debate, sin reclamar o tomar en cuenta los criterios que utilizan los lopezobradoristas, mayoritariamente desde el anonimato,  para insultar sin dar razones. Ojalá que esto sirviera para reflexionar y no permitir seguir rebajando el periodismo  como se ha hecho en La Jornada.

Por eso, de ser invisible, hoy mis opiniones fueron consideradas “insultos a otros colaboradores” y por lo tanto me señalaron que de “no corregir” mi propio artículo, en función del criterio del coordinador editorial de la sección Opinión este no se publicaría. ¿Qué debo de decir y como decirlo? ¿Quién califica y bajo qué criterio?

Como no se me han hecho llegar, cuales son los nuevos criterios para publicar mis colaboraciones y en el entendido de que estás pueden estar o no discrecionalmente a la opinión de un censor que te exige autocensura o no publicación como “su última palabra”, se me imposibilita por decoro y dignidad continuar publicando con libertad antes ejercida en las páginas de La Jornada. En este caso sí triunfaron, lo que fue una larga campaña para silenciar mi espacio intolerable para el lopezobradorismo y los defensores de la intolerancia en La Jornada.

Anexo lo que fuera mi última entrega del 8 de agosto y que no fue publicada ni el 9 ni el 16 como espere.

Finalmente, reclame a Luis Hernández Navarro y no hubo respuesta, aunque entendí y le expresé que en la entrevista a Andrés Manuel López Obrador en primera plana del 15 de agosto, se perfila lo que ha sido y será la cesión de La Jornada al lopezobradorismo en su tarea de dividir y manipular, falseando la historia de sus actos, como su intención de crear confusión y división. El lopezobradorismo, ha hecho ha pretendido dirigir al PRD desde La Jornada, levantando campañas de odio y sesgando la memoria y las responsabilidades.

De alguna manera, mi última colaboración era una respuesta anticipada a lo declarado en esa entrevista y  una explicación sobre la raíz del inmovilismo, las campañas de odio y mentiras hacia todo aquello que se considere un obstáculo a sus intereses, contaminando los procesos internos y calificando de traición a lo que fue su propia obra como la imposición de él de Leonel Cota como dirigente del PRD en 2006. Ahora, hay elementos para pensar en un cerrar filas en La Jornada contra la critica de izquierda y ceder la objetividad periodística a una campaña sectaria y divisionista que conduce desde ahora a una nueva derrota en 2012 como la organizada igual en el Estado de México. ¿Cómo hacer campaña dividiendo?

Para despojarme de mi espacio de 23 años, se me provoco convocándome a la autocensura que no había sucedido en años y frente a temas aún más delicados. Creo que la decisión ya estaba tomada antes de escribir mi última colaboración y de ello no tengo duda.

 

La Jornada no es de nadie sino de un largo proceso democrático a favor de las causas progresistas de los mexicanos. Ratifico mi respeto a La Jornada como proyecto de crítica y voz. A todos los amigos y amigas de La Jornada con los cuales he compartido momentos, convicciones e historias, mi amistad, agradecimiento y reconocimiento en esta larga noche no solo de La Jornada, sino de la izquierda mexicana.

A todos mis lectores, pongo a su consideración mi última entrega y mi disposición a continuar ejerciendo la crítica.

Marco Rascón  

* * *

De que se movió, se movió …

Marco Rascón

La Jornada 

Le reclaman a Javier Sicilia y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad MPJD,  como si les hubiera quitado la cruz a otros.

La descalificación encabezada por John Ackerman y Octavio Rodríguez Araujo al MPJD y Sicilia, acusándolo de filopanista, falso demócrata y progresista, soberbio y distractor, no solo son delirantes, sino que delata la estrategia del inmovilismo lopezobradorista bajo el concepto de solo-creo-en-él sustentado en la “fe y formado en la espiritualidad del amor al prójimo”, como dice el spot  del cristianismo legítimo. Para ellos, mezclar lucha contra la violencia y reforma política, es maniobra de la mafia del poder, pues consideran que la violencia actual es complot para confundir al pueblo, de cuya representatividad ellos tienen el monopolio.

Para los intelectuales del lopezobradorismo, los muertos y desaparecidos de la violencia del país, no son políticamente correctos y por tanto, su reconocimiento y defensa significan una táctica distractora. Del delirio de  Ackerman y Rodriguez Araujo, la aparición de Sicilia en la escena es un acto contra la causa verdadera y es un pecado, haber convertido su dolor en una causa ciudadana. Según su tesis, lo políticamente correcto es convertir el dolor en una dieta vitalicia.

Siguiendo la lógica de su argumentación tóxica, como ellos hacen, el complot de la ultraderecha decidió asesinar a Juan Francisco el hijo de Sicilia, para generar un falso movimiento y desviar la lucha verdadera. ¿Qué movimiento democrático, no se propuso desde la minoría reformas de cambio? y ¿Qué hizo la oposición durante décadas, sino eso?

Para Ackerman y Rodríguez Araujo, Sicilia debía aprender a respetar y no meterse en asuntos de política; debía pedir permiso y no establecer diálogos prohibidos. Para ellos, grave pecado cometió Sicilia al no exigir la renuncia de Felipe Calderón y no fabricar una nueva frustración como le dictó  “la mesa 6 de Juárez” donde se sirvieron los enviados del lopezobradorismo, mientras Sicilia atendía madres, viudas y huérfanos en la caravana del consuelo.

Estoy de acuerdo en el reclamo de Luis Hernández Navarro cuando afirma que los legisladores no han hecho nada y son parte del problema. Pero esta crítica va directamente al centro más alto del lopezobradorismo en el congreso, pues justamente es la senadora del PT Rosario Ibarra de la Garza, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, quién en la actual LXI legislatura 2009-2012  y en lo más alto de la violencia, solo ha tenido 2 intervenciones en el pleno, en lo que podría considerarse una de las más pobres actividades legislativas, rayando, esa sí, en una desaparición inexplicable. ¿Es el inmovilismo, la línea correcta?

Desde esa posición privilegiada para denunciar y actuar, no hay un solo pronunciamiento sobre las ejecuciones de inmigrantes en San Fernando, ni de los 50 mil muertos y las miles de desapariciones; tampoco hubo el mínimo interés y hasta curiosidad de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, para asistir a Chapultepec y escuchar demandas en las que como todo legislador o ciudadano, podía o no estar de acuerdo y ahí haber impugnado la Comisión de la Verdad solicitada por el MPJD y de la que ella está en contra. ¿Por qué no estuvo? ¿Es eso democrático y solidario?

¿Será que ella solo dialoga con el pasado y su propia causa y con nadie más? Pero tiene sus excepciones: la senadora Ibarra en su intervención del 29 de marzo de 2011, dijo que se entrevistó hasta en 39 ocasiones con Luis Echeverría, de las cuales nunca se enteró el Frente Nacional Contra la Represión FNCR. Sin caer en el mismo maniqueísmo, pese a esos diálogos privados y que no le resolvieron a ella nada,  la fuerza de su demanda fue antecedente para lograr leyes de amnistías, excarcelaciones, retorno de exiliados y la reforma política de 1977. Si algún antecedente tuvo la reforma reyesheroliana, fue la guerrilla y la lucha contra la represión.

Se acusa a Sicilia y los twitteros, por demandar candidaturas independientes y abusar de una representatividad ciudadana ¿no lo hacen los ciberporros que en nombre del pueblo, insultan o acusan a quién critique al lopezobradorismo en el internet?

Sicilia y el MPJD no pidieron permiso, pero tampoco le quitaron nada a nadie y ni siquiera voltearon al templo de los marxistas fariseos. Son parte de las mejores causas actuales y lograron mover ciudadanía, víctimas, secretos, conciencias, gobiernos y fuerzas políticas, poniéndolas frente a frente en medio del desasosiego nacional y el futbol.

Con Sicilia o sin Sicilia, la Ley de Seguridad Nacional será aprobada por el congreso, no le echen esas pulgas al poeta. Sin embargo, el veto profundo a la ley de marras, proviene del diálogo que se impuso en Chapultepec y no del cielo –donde por cierto, vía spot-  ya admitieron en la nueva biblia, a los que tienen dinero!

Rodríguez Araujo y Ackerman le piden congruencia al poeta y se retuercen por los besos y abrazos. Serenense, ya les llegaran los suyos del amoroso con lengua de fuego.

Una respuesta a “Censura de La Jornada a Marco Rascón

  1. Alfredo Mc kelligan

    No se preocupe sr. Rascon la cronica, la razon o milenio gustosos recibiran sus opiniones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s