“Primero noticias” desde Monterrey


Por Álvaro Cueva, publicado en Milenio

¿Cómo le quedó el ojo con el fenómeno mediático de ayer por la mañana en El Canal de las Estrellas? Yo todavía estoy muy afectado. ¿Por qué? Porque lo que comenzó siendo un atentado terrorista terminó convirtiéndose en otro Teletón más, en otro pretexto para ejercer poder, para manejar relaciones públicas y hacer negocios.

Y no sé a usted, pero a mí me dolió. A lo mejor estoy equivocado pero creo que no se vale lucrar con la desgracia ajena y menos, con el horror ajeno.

Hubiera preferido una cobertura monumental en vivo la tarde del jueves pasado a ese delicado desfile de celebridades repitiendo, a destiempo, lo obvio.

Por si usted no tiene ni la más remota idea de lo que le estoy contando, ayer, en lugar de que viéramos “Primero noticias” como es costumbre, vimos una transmisión “especial” desde el Parque Fundidora de Monterrey.

¿Y en qué consistió esa cobertura “especial”? En ver a Carlos Loret de Mola haciendo lo que ya habían hecho la mitad de los periodistas de México más una serie de enlaces telefónicos con la más variada gama de personalidades.

Desde Enrique Krauze hasta Adal Ramones pasando por los más sospechosos políticos y gobernadores de nuestro país en una transmisión que duró más de cuatro horas.

El colmo fue cuando el conductor de “Primero noticias” entrevistó a Javier Alatorre de Azteca Noticias porque en ese instante aquello dejó de ser un trabajo periodístico para convertirse en una manifestación de poder, en la repetición de un modelo bastante delicado que usted y yo hemos visto en infinidad de circunstancias.

¿Qué fue lo que pasó ahí? ¿Por qué se reaccionó hasta el lunes? ¿Por qué de esa manera? ¿Por qué con Loret y no con alguien más de la enorme lista de talentos de Noticieros Televisa? ¿Por qué con esos enlaces y no con otros?

¿Esto vino de Carlos Loret de Mola, de Televisa, de la unión de varios medios, de una amenaza o de dónde?

No es común para un noticiario matutino, no es lo que se hace después de una nota como la del Casino Royale, no es lo que la gente de noticias acostumbra tras tantos días de silencio.

Nomás faltó que entrara Laura Bozzo. El nivel de aquello se fue deteriorando a tal manera, que le juro que yo pensé que alguien iba a bailar, a improvisar una canción o a hacer cualquier cosa menos periodismo.

Y me dio más miedo, y me sentí peor. No, no es una cuestión de amargura. A estas alturas de mi vida entiendo perfectamente bien la diferencia entre manipulación y optimismo, y lo de ayer alimentó todo menos mi actitud positiva.

Si “Primero noticias” iba a transmitir desde Monterrey, lo debió haber hecho desde las ruinas del Casino Royale, no desde una bonita locación totalmente aislada, segura e insípida.

De eso, a realizar el noticiero desde los estudios de Televisa Chapultepec, mejor que el señor Loret de Mola se hubiera quedado en la Ciudad de México.

Si “Primero noticias” quería opiniones, sus reporteros debieron haber salido con cámaras y micrófonos a las calles de Monterrey, a escuchar a los familiares de las víctimas, a la gente que vive en esa ciudad, no a las estrellas de El Canal de las Estrellas.

¿Qué clase de aportación puede hacer, para un caso como éste, Eugenio Derbez?

Eugenio es un gran actor, un hombre muy querido, una figura entrañable, lo que usted quiera, pero la nota era Monterrey y sus protagonistas, los regiomontanos.

Haber hecho eso la mañana de ayer, en estos tiempos donde las tendencias van hacia la gente, en estos tiempos de redes sociales, fue poco menos que un insulto.

¿Cuál era la idea? ¿Limpiar el pésimo sabor de boca que nos quedó de lo que no se hizo el jueves 25 de agosto? ¿Comenzar algo nuevo? ¿Con qué, con enlaces telefónicos como el del Gobernador de Guerrero?

El señor se puso a hablar de sus obras. Estábamos en Monterrey. Las preguntas eran otras.

Mire, esto ya se está contaminando demasiado. ¿Pero sabe qué es lo más triste? Que ninguna de estas acciones nos ha dado un solo dato extra sobre la tragedia del Casino Royale, mucho menos le ha servido de algo a quienes vivieron esta historia.

Usted está en su derecho de pensar y de sentir lo que quiera en relación a lo que pasó ayer por la mañana en XEW-TV (más lo que se acumule esta semana).

Yo, por su salud mental y la mía, voy a tratar de regresar a todo lo demás que está ocurriendo en la televisión nacional e internacional. Obviamente no se compara, pero también es importante.

Lo único que le pido es que reflexione sobre lo que está sucediendo y que medite muy bien sobre su consumo de contenidos mediáticos.

Hoy, que la forma es fondo, escuchar a alguien como Adal Ramones pidiendo una “cadena de amor” en red nacional, gracias a “Primero noticias”, adquiere tintes muy diferentes a lo que le llegamos a escuchar a otros personajes en otros noticieros en otros momentos de la historia. ¿A poco no?

ver nota original

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s