Niega AMPI relación de Perera con las periodistas asesinadas


Por José Reveles, publicado en El Financiero

La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios AC (AMPI) negó en un comunicado que hubiese relación directa entre su expresidente Víctor Javier Perera Calero, asesinado en su despacho de la colonia Del Valle, y las comunicadoras Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, igualmente victimadas unas 36 horas después.

Perera Calero, según la procuraduría capitalina, fue muerto a balazos el martes 30 de agosto, instantes después de que recibió 98 mil pesos más ocho mil dólares en su oficina. La autoridad investiga si Rocío González Trápaga, socia de la casa de cambio Eurodólar en el aeropuerto de la ciudad de México, recibió efectivo la noche del 31 de agosto (un millón de pesos, según algunas versiones; cien mil dólares, apuntan otras).

Lo extraño del caso es que la misma AMPI publicó en sus múltiples portales en los estados de la República y el Distrito Federal esquelas similares para los dos casos firmados por su actual presidente, el ingeniero Adán Larracilla Márquez, aludiendo en ambos al “sensible fallecimiento” de las tres personas.

En el caso de Marcela y Rocío, la AMPI lamenta la muerte de ambas “directoras del proyecto editorial Más Q Casas”, revista sobre el negocio inmobiliario que iba en su tercer número y cuya presentación oficial se haría este mismo septiembre.

La AMPI aclaró que “la relación que se tenía con ellas era mediante la directiva de la AMPI, en la cual no participó el licenciado Víctor Javier Perera Calero, con quien no tenían contacto alguno”.

Amigos de las dos comunicadoras expresaron sorpresa por el deslinde, puesto que los tres victimados sí se conocían entre sí.

A casi una semana del doble homicidio que implicó mensajes intimidatorios y con crueldad innecesaria (la soga al cuello en los cadáveres desnudos, maniatados, uno de ellos con venda en los ojos, con balazos a los cuerpos que ya habían sido estrangulados -disparos post mortem, concluyó el forense-, abandonados en un parque de Iztapalapa), la procuraduría capitalina dijo que las periodistas “no fueron torturadas” ni violadas, y aún no concluye si Rocío González Trápaga retiró un millón de pesos o el equivalente a cien mil dólares de la casa de cambio en el aeropuerto, Eurodólar, de la cual era socia. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s