Inviable y absurdo, penalizar el rumor


Por José Contreras, publicado en La Crónica

La reforma al Código Penal del estado de Veracruz aprobada el pasado martes es inviable no sólo porque atenta contra la libertad de expresión, sino porque su aplicación resulta poco práctica.   

Lo que hizo el Congreso de Veracruz fue inventar el delito de perturbación del orden público, sin definir qué se entiende por ello.

Pero en realidad penalizó las afirmaciones falsas respecto a la existencia de algún riesgo para la seguridad de la población. Es decir, los rumores.

En todo caso, el Congreso de Veracruz debió tipificar al nuevo delito como rumor, pues la perturbación del orden sería una consecuencia de esa conducta delictiva.

Al aprobar esta reforma, los legisladores veracruzanos suponen que la perturbación del orden público sólo es posible a través de rumores y no a partir de otras causas.

El orden público puede ser alterado por la puesta en marcha de políticas públicas contrarias al bien común, por motivos políticos o por hechos que agravian a una comunidad, como ocurre con los linchamientos.

La perturbación del orden público también se puede dar por desastres naturales o por eventos deportivos masivos que se salen de control.

Si el Congreso de Veracruz hubiera querido sancionar la perturbación del orden público, hubiera tenido que especificar todas las causas o dejarlo en abstracto, sin especificar ninguna.

Pero tipificar este delito de manera general, sin especificar sus alcances, hubiera sido fascistoide y represivo, pues se habría copiado el esquema del delito de disolución social, que existía en el Código Penal Federal en 1968.

La intención de los diputados veracruzanos con la reforma aprobada el martes es penalizar y sancionar específicamente a quien propale rumores sobre hechos delictivos, que generen psicosis en la población.

Pero bastaron sólo dos días para que quedara demostrada la inviabilidad de esa reforma, por su casi imposible aplicación.

Ayer, nuevos rumores sobre ataques a escuelas públicas generaron psicosis en Xalapa, la capital de Veracruz, y en Cosamaloapan.

Miles de padres de familia acudieron a jardines de niños, primarias y secundarias a sacar a sus hijos ante las versiones, difundidas en redes sociales y de boca en boca, de que había un enfrentamiento entre policías y delincuentes.

Al parecer, el rumor lo originó un solo individuo que afuera de una escuela de Xalapa se puso a gritar que había una balacera cerca de ahí.

Pero en el crecimiento y expansión del rumor participaron maestros, padres de familia y miles de personas, a través de las redes sociales.

¿La policía de Veracruz hará redadas para detener a todos los que contribuyeron a que se extendiera el rumor, para estrenar la reforma aprobada el pasado martes?

Ciertamente, las versiones falsas de que habrá violencia en las calles han provocado no sólo psicosis, sino daños a la economía, como cuando los antros de Cuernavaca cerraron sus puertas un viernes por la noche ante la amenaza difundida en redes sociales de que habría enfrentamientos.

Pero habría que preguntarse si la psicosis colectiva es sólo generada por los rumores o también por el silencio de las autoridades, como en el caso de Cuernavaca, o por su pánico, como en el caso de Nayarit, cuando el gobernador suspendió clases ante las versiones falsas de que habría violencia.

Si se quisiera tomar en serio una reforma como la aprobada por el Congreso de Veracruz el pasado martes, habría que sancionar a las autoridades que con su errónea forma de actuar avalan y dan crédito a los rumores y contribuyen, por lo tanto, a la psicosis colectiva que los diputados veracruzanos bautizaron como “perturbación del orden público”.

OFF THE RECORD

**HABLANDO DE…

Dijimos líneas arriba que la perturbación del orden se puede dar por motivos políticos.

La bancada del PRD en la Cámara de Diputados está a punto de perturbar la vida académica del Instituto Politécnico Nacional, con rumores sobre un paro de labores el 4 de octubre.

El IPN atajó el rumor con información, no con represión.

El Poli aclaró ayer que no habrá tal paro y que el motivo esgrimido por los perredistas es un asunto ya superado.

Por ejemplo, desde febrero de este año, los salarios del personal académico fueron homologados con sus similares de la UNAM.

Son “medias verdades” del PRD, dijo el IPN en un duro comunicado.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

http://www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

ver nota original

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s