Proteger a los periodistas


Por Editorial, publicado en El Universal

Ayer en la madrugada, sujetos armados dispararon contra las oficinas del diario El Siglo de Torreón. También ayer desaparecieron dos trabajadores del periódico El Financiero en Zacatecas. De acuerdo con el director del diario, Rogelio Cárdenas, su último reporte fue que eran perseguidos por dos patrullas. Las agresiones contra los medios de comunicación en México crecen y, con ellas, el silencio que sólo beneficia a los delincuentes.

Una de las muchas razones por las que la situación se ha agravado es por la impunidad que tienen casi garantizada los agresores. Por ello, desde hace décadas organizaciones de derechos humanos y de periodismo, como la Sociedad Interamericana de Prensa, han exigido la federalización de los delitos contra el gremio, es decir, que sea la PGR -y no las procuradurías locales- la que indague estos delitos.

Esta esperada reforma al artículo 73 de la Constitución por fin se concretó la semana pasada en la Cámara de Diputados con el aval de todos los grupos parlamentarios. Es bienvenida.

Con todo, no se puede “cantar victoria” todavía. Incluso si la medida es aprobada también en el Senado y las legislaturas locales y si el Congreso aprueba en el plazo acordado la legislación secundaria que le dé sustento, por sí misma la norma será obsoleta sin una verdadera voluntad política.

Cabe recordar que desde el 5 de julio de 2010 existe una Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos en Contra de la Libertad de Expresión, que no ha conseguido ni una sentencia condenatoria.

En medio de la situación de violencia que viven varias regiones del país y que afecta a todos los sectores de la sociedad, podría pensarse que proteger a los periodistas es implantar un esquema de privilegio. No es así. El objetivo no es cuidar a las personas en sí, sino a la libre expresión. Un país o una entidad con medios intimidados por los criminales tendrá una sociedad carente de información y, por tanto, sin posibilidad de tomar decisiones fundamentadas.

Ya hay ejemplos de vacíos de información en varias regiones del país. El domingo pasado el diario michoacano AM publicó, so pena de represalias si no lo hacía, un desplegado del crimen organizado amenazando a la población del municipio de La Piedad y a los periodistas con el fin de perjudicar a un partido.

Ahora bien. La persecución de los delitos tampoco basta. Es necesaria la prevención a través de la participación de las comisiones de derechos humanos, de autoridades y de la ciudadanía. De esta manera, además de evitar más muertes, se incentivará un trabajo informativo que señale los cotos de poder de los delincuentes y presione a las autoridades para actuar en su contra.

ver nota original

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s