Las políticas del crimen


Sábado, 03 de Diciembre de 2011
Por: John Bailey, El Universal y El Porvenir (Nuevo León)El pasado mayo le pregunté a un prominente hombre de negocios mexicano qué tan mal creía que se había tornado el problema del crimen en su país. Me respondió que le parecía que no se había vuelto suficientemente malo. Su razonamiento tuvo mucho sentido: el problema del crimen no ha alcanzado niveles tales que los partidos políticos formen un frente común detrás de una “política de Estado”, continúan manipulando el problema para obtener beneficios partidistas.

Esta tendencia es aparente mientras los partidos se posicionan rumbo a las campañas presidenciales de 2012. Crimen, crecimiento económico y empleo serán los temas centrales. Hay dos cuestiones fundamentales. Primero: cuánto dividirá el problema del crimen a los partidos, especialmente al PRI y al PAN. Segundo: ¿podrá un partido o una alianza ganar suficientes votos como para gobernar por su cuenta? Un gobierno dividido y con partidos polarizados significa que un frente común contra el crimen organizado será una misión prácticamente imposible de alcanzar durante la siguiente administración.

Mientras tanto, el partido en el gobierno, el PAN, parece más agresivo en este punto al usar el problema del crimen como un arma contra PRI y PRD. Por ejemplo, visto desde fuera, el timing de la operación del gobierno federal contra el crimen organizado en Michoacán, conocida como el michoacanazo, justo un par de semanas antes de las elecciones legislativas, pareció estar más enfocada a motivos electorales.

En su entrevista con el New York Times el pasado 15 de octubre, el presidente Calderón pareció sugerir que una corriente interna del PRI podría estar dispuesta a llegar a un acuerdo con el crimen organizado para que el partido ganara en 2012. Su controversial cita en la transcripción en español dice: “Hay mucha gente en el PRI que piensa que los arreglos de antes funcionarían ahora, ése es el caso del ex gobernador de Nuevo León, Sócrates Rizo. Tiene unas declaraciones maravillosas. Que nosotros nos arreglábamos con los criminales y no pasaba nada. Si eso lo pensaran aplicar hoy, el único arreglo posible es dejarles esta casa y la única decisión es si se la dejan al Chapo Guzmán o a Los Zetas, pero yo no veo qué arreglo puedan tener. Pero ésa es la mentalidad que campea en muchos de ellos. No digo que en todos. Si prevaleciera esa corriente de opinión, ahí sí me preocuparía”.

La seguridad fue el problema central en las elecciones a gobernador de Michoacán en este mes. Las acusaciones de que el PRI ganó la elección con ayuda del crimen organizado aumentan las probabilidades de que inculpaciones de esa clase reaparezcan en las campañas presidenciales del año próximo. Algunos se preocupan por un posible escenario en el cual el PRI gane por una pequeña diferencia en julio de 2012 y los perdedores aseguren que la influencia del crimen organizado fue un factor decisivo.

La realidad política es frontal y trágica. Los partidos usarán el problema del crimen en cualquier ámbito que contribuya a sumarles oportunidades para ganar la elección presidencial. La mayor probabilidad indica que las cicatrices que quedaron de esa estrategia condenarán la posibilidad de que se forme una política de Estado en la siguiente administración.

Los mexicanos suelen voltear a Colombia para obtener lecciones sobre qué funciona contra el crimen organizado. Los ex presidentes colombianos son como predicadores en el tema de la unidad partidista. César Gaviria es citado en Toluca durante abril de 2010: “Los partidos deben saber hacer alianzas políticas con otras ideologías y dejar de creer que esto mina su identidad. Las alianzas siempre serán benéficas para la población”. Su colega Ernesto Samper fue incluso más contundente: “Que me perdonen los políticos mexicanos, pero lo primero es construir una política de Estado. No se puede politizar la lucha contra las drogas” (EL UNIVERSAL, 23 de junio de 2011). Es trágico, pero el hombre de negocios tenía razón. El problema del crimen en México tiene que empeorar antes de que los partidos formen un frente unido para resolverlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s