México Con Paz a tres meses: Un balance


Por Mauricio Meschoulam, especial para OMCIM.

Empiezo con una confesión. Escribir estas líneas ha sido una verdadera terapia, y por ello de entrada, agradezco a Regina Santiago la oportunidad y el espacio. Acabo de contar los meses para escribir el título de esta colaboración, y no puedo creerlo. Son sólo tres, no más, desde que salimos a la luz pública con 10 propuestas concretas en El Universal.

Esta primera afirmación se convierte así en el eje de este texto. No puedo evaluar el desempeño de un colectivo que cuando ve por primera vez las páginas impresas no tenía siquiera nombre, si no parto de las pocas semanas que llevamos trabajando en dar a conocer algunas de nuestras ideas. Y esto es verdad principalmente por lo siguiente: en cuestiones relacionadas con algo tan profundo y trascendente como la paz nadie, ni los políticos, ni los académicos, ni los representantes de la sociedad civil, puede esperar resultados en poco tiempo. Y si no lo entendemos, entonces no hemos comprendido aún el tema de la paz en su verdadera esencia. En este país llevamos décadas, siglos, construyendo la situación que hoy nos explota en la cara. No se puede esperar que las propuestas a las soluciones se cristalicen en pocos años, ni mucho menos en pocos meses. Por eso la urgencia de actuar.

Establecida la anterior aclaración valoro a continuación lo que el colectivo México Con Paz ha logrado en estos meses y lo mucho que nos falta por hacer.

Los Logros

Para poder evaluar lo que se ha podido conseguir en estos pocos meses es indispensable entender la naturaleza y los objetivos de un colectivo académico como el nuestro. México Con Paz nace como idea de Carlos Garza Falla para conformar un espacio abierto para un grupo de profesores y pensadores que pudiesen compartir textos, conceptos, ideas y propuestas en torno a la situación de emergencia que vive el país.

Una vez establecido el espacio, pensamos que era necesario compartir esas ideas con otros colegas, con líderes de opinión y con actores de la política y de la sociedad civil para poder intentar un diálogo más amplio en torno a dichos temas. Una primera meta, entonces, no era transformar al mundo o al país, sino simplemente conseguir posicionar el tema de la paz dentro de la agenda de debates y discusiones en México. En ese sentido no tenemos mucho de qué quejarnos. Detallo a continuación algunos de nuestros alcances:

  1. Aunque como indico arriba, nuestra primera publicación fue en el mes de febrero del 2012, debo decir que el equipo tiene ya un año reuniéndose y conceptualizando las ideas que habríamos de sacar a la luz. El primer logro, por tanto es haber conseguido una visión transdisciplinaria en torno al tema de la paz, sustentada en bibliografía y en argumentos sólidos. Esa es nuestra mayor fortaleza y no podemos minimizarla, aunque reconocemos que ni es exhaustiva, ni está acabada, y por tanto se mantiene abierta al enriquecimiento. Se trata de propuestas dinámicas que se alimentan del diálogo y la discusión.
  2. Una vez alcanzado el nivel conceptual que necesitábamos era indispensable traducirlo en 10 puntos concretos en distintas versiones (larga –publicada en mi blog–, mediana –publicada en El Universal y el blog OMCIM–, corta –publicada en 24 Horas y la mini – publicada en el blog México con Paz), de forma que fuésemos capaces de comunicar los conceptos de manera eficaz. Esto también lo conseguimos.
  3. A partir de la publicación de las distintas versiones y de su promoción en Twitter alcanzamos de manera relativa una de nuestras más importantes metas de corto plazo: Posicionar el tema de la paz –en su concepción integral y estructural- en muchos medios de comunicación, en el discurso de algunos de los candidatos y los equipos de campaña. No siempre logramos penetrar en toda la amplitud o conceptualización que hubiésemos deseado, pero no hay duda de que en el país se comienza a hablar de paz, y en eso tenemos una parte de responsabilidad.
  4. Una vez que salimos a la luz, conseguimos generar vínculos con otras organizaciones que se han mostrado dispuestas a trabajar en colaboración con nosotros. Estos lazos han sido en algunos casos más sólidos y activos como evidentemente es la relación con OMCIM o con Migrantólogos, y en otros casos los lazos se encuentran en construcción y es necesario fortalecerlos, como sucede con Causa en Común o con Insyde. Sin embargo, lo que es ya indiscutible es que las propuestas que tenemos parecen llamar la atención de expertos y especialistas de diversos rubros y ese es el mayor potencial a explotar.
  5. Como una de nuestras metas consiste en posicionar el discurso de paz en la agenda, hemos estado dispuestos a reunirnos con los equipos de campaña y los asesores políticos que así lo han solicitado, manteniendo nuestra postura, sin embargo, completamente apartidista. Fuimos contactados por diversos asesores de las distintas campañas y concretamos algunas de estas reuniones, con el propósito de que quienes aspiran a posiciones de poder entiendan la importancia de introducir el tema de la paz (en su concepción amplia e integral) en sus discursos, sus propuestas y sus estrategias de comunicación. Permaneceremos abiertos a este tipo de reuniones, sin distingo de partidos políticos, antes, durante y después de campañas electorales, pues consideramos que el tema de la paz debe permear en todos los sectores posibles.
  6. En ese mismo sentido, a partir de una conferencia de prensa que organizamos y una exposición sobre algunas de nuestras propuestas en el Instituto Mora, hemos conseguido un importante número de entrevistas en medios radiofónicos y un programa en CNN con Carmen Aristegui que está por transmitirse. Algunos miembros del colectivo mantienen espacios fijos y permaneceremos empleándolos para aplicar nuestro marco conceptual al análisis de diversas coyunturas para tener cada vez mayor alcance. Lo mismo en el caso de las redes sociales en donde el equipo tiene una activa participación.

Los Retos

Si bien los logros no son pocos, debemos ubicarnos en la realidad, comprender todo lo que nos falta, y asumir que no se trata de un trabajo de unos pocos días o meses más. La paz no es un término bien comprendido. A veces, con una publicación en un diario o una entrevista en la televisión sentimos que el tema ha quedado completamente claro, pero nos enteramos al día siguiente de que al parecer se nos ha comprendido muy poco. Por lo tanto esto es parte de lo que estimo nos falta:

  1. Mantener la repetición de los conceptos involucrando cada vez a mayor número de académicos, periodistas, líderes de opinión, recibiendo su retroalimentación para enriquecer nuestras propuestas pero a la vez consiguiendo que el tema de la paz en su concepción integral realmente penetre. Un ejemplo consiste en el uso discursivo por parte de JVM, Peña Nieto o muchos otros actores de la expresión “recuperar” o “reconstruir” la paz, lo que es al mismo tiempo un logro que una señal de alerta ya que implica que aún no  lo entienden.
  2. Somos aún muy poco conocidos en el mundo de la sociedad civil. Hace falta involucrar a un mayor número de organizaciones para ensanchar nuestras redes, conexiones, canales de penetración y activación. El tema de la paz es muy utilizado en el discurso de muchos grupos, y hay muchas acciones que ya se hacen desde hace mucho tiempo. Es indispensable ponernos en contacto e intentar labores coordinadas que incluyan talleres y capacitación de gente en cuanto a lo que hemos investigado y nuestras propuestas.
  3. En la misma línea, a pesar de haber logrado tener relativa penetración en diversos medios, hace falta seguir adelante y conseguir mayores contactos, entrevistas, programas y publicaciones. Mi columna en El Universal y la columna de Alejandra Cullen en 24 Horas son buenos espacios pero insuficientes. Por otra parte, hemos detectado que a pesar de establecer ciertos temas en la agenda, hoy el cúmulo de información es tal, que las audiencias pierden rápidamente el foco sobre los temas abordados y por tanto es necesario mantenerse repitiéndolos.
  4. Un pendiente que el colectivo mantiene es la organización de una o dos jornadas de discusión y debate que habría de reunir a expertos en las diversas áreas que hemos englobado bajo el paraguas de la paz. La idea posterior a estas mesas de diálogo sería promover una publicación incorporando las ponencias más relevantes. Del mismo modo existe la posibilidad de elaborar un diplomado, que quizás en un futuro pudiera establecerse como cátedra permanente en alguna casa de estudios. Ello conseguiría que los esfuerzos actuales tengan la continuidad requerida.
  5. Tenemos un punto débil enorme en materia de estructura organizacional. El colectivo inició como un grupo de académicos dialogando, compartiendo lecturas e ideas. Hoy hay gente que se quiere sumar y que quiere colaborar y no contamos con mecanismos para canalizar esas voluntades. Quizás hace falta conseguir algún financiamiento y tener a alguien de tiempo completo en el proyecto para poder cosechar todas las ideas y manos que continuamente recibimos.

En suma, el presente ejercicio de reflexión tiene que efectuarse constantemente. Como equipo de académicos debemos tener clara nuestra misión dentro de una muy amplia gama de perspectivas y aproximaciones que ya existen en nuestro país.

Lo que hasta hoy nos distingue es la ubicación de un concepto integral de la paz como un amplio marco de referencia en torno al cuál se pueden incluir y por lo tanto debatir otra serie de sub-temas tales como los relacionados con el desarrollo económico, político y humano, además por supuesto de los temas de seguridad, estado de derecho, libertades, impartición de justicia y discurso.

En este sentido hemos logrado a lo largo de tres meses un relativo y aceptable grado de penetración en la agenda mediática y pública, pero a todas luces insuficiente. Debemos tener claro que un trabajo así no termina con el proceso electoral y por lo tanto, debemos tomar medidas para conseguir sostenerlo como un esfuerzo permanente que acaso pueda tener un efecto en el mediano o largo plazo.  Porque si de verdad entendemos y somos congruentes con el concepto de la paz, al final del camino es allá, en el mañana, en donde debemos tener nuestras miras.

Aquí la dirección del blog México con Paz sitio de encuentro para nuestras reflexiones http://mexicoconpaz.wordpress.com/

2 Respuestas a “México Con Paz a tres meses: Un balance

  1. Maritza Gutiérrez.

    Felicidades por los logros obtenidos en estos 3 meses y mi reconocimiento a todos los que participan en el proyecto. Creo pueden sentir la satisfacción de estar cumpliendo, ahora nos toca a nosotros, los ciudadanos, cumplir.
    La meta podrá parecer muy lejana, pero mientras mas tardemos en empezar, más tardaremos en llegar.
    Un llamado a los candidatos, partidos políticos, medios y ciudadanía en general a comprometernos con #MexicoConPaz, a participar, proponer, compartir y difundir.
    Gracias por mostrarnos que, al fin y al cabo, ahí sigue la luz al final del túnel y no todo está perdido.
    La diferencia está en nosotros.

  2. Maritza Gutiérrez.

    Y cuenten conmigo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s