Periodistas mexicanos: blanco de cualquier tiro a matar (SinEmbargoMX)


 

SinEmbargoMX

 

No hay manera de decir que México no es el país más peligroso para ejercer el Periodismo en América Latina: de 2000 a 2012 han muerto nueve periodistas por año. Eran reporteros de la provincia en la fuente policiaca o política. Eran profesionales interesados en esclarecer los vínculos entre el crimen organizado y el poder. Eran mensajeros de la justicia como tema periodístico. Ninguno de los que planearon sus muertes ha sido detenido.


Los observadores de organismos no gubernamentales coinciden en que estos comunicadores no murieron sólo por lo que publicaron, sino por lo que presenciaron. Y así, poco a poco, en México, la “autocensura” se convirtió en medida de protección.

 

Esta funesta crónica que aún no conoce fin quedó plasmada en el siguiente documental de la periodista Ana Torres:

 

(Antes de entrar al desglose de testimonios, en pantalla se cita un dato de la organización Reporteros Sin Fronteras: 85 periodostas han sido asesinados desde el año 2000 en México).

 

Miguel López Solana.  “Notiver”.  Ex fotógrafo.  Veracruz: A mi padre lo mataron la mañana de un lunes, un día después del día del padre.  Lo mataron junto con mi madre; mi padre a un lado, mi madre a un lado.  A mi hermano lo acribillaron en su cuarto.

 

Ana Torres: Es un crudo botón de muestra.  El testimonio de un fotógrafo que hoy está fuera del país.  Su padre y hermano forman parte de los 9 periodistas asesinados tan solo en Veracruz desde marzo del año pasado. De esos 9 periodistas, 5 trabajaban para el diario “Notiver”.

 

Darío Ramírez (Dir. de Artículo 19): No hay manera de decir que México no es el país más peligroso para ejercer el periodismo en América Latina.  México tiene en promedio, desde el 2000 a la fecha, nueve asesinatos de periodistas por año.

 

Balbina Flores (corresponsal de Reporteros Sin Fronteras): La mayoría de estos periodistas cubrían la fuente policiaca o política en sus respectivos estados; y alguno de ellos estaban cubriendo la nota diaria ¿no?. Estaban investigando algunos vínculos del crimen organizado con corporaciones policiacas locales.

 

Daniel Zapico (Amnistía Internacional): Es que México, en los últimos años, se ha convertido en uno de los países más peligroso del mundo para ejercer el periodismo y que además los ataques a periodistas suceden en casi absoluta impunidad.

 

Ana Torres.-  Nadie, en este país que haya planeado y ordenado matar a un periodista ha sido detenido. Muchos comunicadores simplemente han decidido quedarse callados.

 

Darío Ramírez: La autocensura como una medida de protección ya es común.  Ya está extendida a lo largo y ancho del país.  Ya no es sólo en el norte como lo veíamos hace 4 años.  El criterio editorial pasa por un filtro de “esto puede ser de interés público, deberíamos de publicar, pero ya no lo vamos a publicar porque el nivel de riesgo o la respuesta puede ser letal”.

 

Balbina Flores: No necesariamente, se mata a los periodistas por lo que publican o por lo que están investigando; simple y sencillamente por lo que han presenciado, o por lo que saben, ¿no?

 

Ana Torres.-  La fiscalía para periodistas tiene cero resultados.  El presupuesto, que era de 2 millones 300 mil pesos en el 2006, ahora, es la cuarta parte de esa cifra.  El colmo es que la mitad de ese dinero ni siquiera se gastó.

 

Darío Ramírez: (…)  Que al principio que se instaló la fiscalía tenía alrededor de 2 millones y medio de pesos.  Hoy, bueno el año pasado el presupuesto total era de menos de 600 mil pesos por año.

 

Ana Torres.-  Los periodistas más agraviados son de provincia.  Algunos ganan apenas 2500 quincenales y carecen de contratos y prestaciones. Ante las amenazas y como en la guerra, se han tenido que desplazar.

 

Balbina Flores: El efecto inmediato del impacto del asesinato de un periodista, es el desplazamiento interno de los reporteros de ese lugar, que han tenido que salir del estado de Veracruz y desplazarse  a otros municipios o a otros estados.

 

Daniel Zapico: El sistema de justicia en México tiene problemas y es ineficiente en muchísimos casos.  México es un país con leyes, pero sin justicia en muchos casos.

 

Balbina Flores: Quienes atacan a los periodistas siguen siendo desde luego el poder público: las autoridades, las policías, el mismo Ejército.  La presencia del Ejército cada vez más frecuente en las calles ha generado un fricción constante, sobre todo con fotógrafos y camarógrafos.

 

Esa es una situación muy común que comenzamos a detectar, por ejemplo en Ciudad Juárez, donde recién llegado el Ejército o la Policía Federal a esa zona se generaron varios enfrentamientos.

 

Pero, desde luego, otro de los autores de estas agresiones más violentas hacia la prensa es el crimen organizado.

 

Ana Torres.–  Además de asesinatos, las agresiones hacía la prensa en México incluyen desapariciones, secuestros, amenazas, ataques a los medios, acciones ilegales y agresiones físicas. La consecuencia es que hay comunidades en nuestro país totalmente silenciadas, pues los periodistas son blancos de cualquier tiro a matar.

 

Ver texto original y video

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s