Policías agreden a periodistas (El Universal)


Por la Redacción, publicado en El Universal

El humo salía de las oficinas y los vehículos quemados la noche del domingo. Hasta el cuarto número siete del Hotel Victoria, ubicado al lado del Palacio Municipal, llegaron gritos y ruidos semejantes a disparos o cohetes, recuerda María de Jesús Peters, corresponsal de EL UNIVERSAL en Chiapas.

Al asomarse para ver qué sucedía, observó a varios policías antimotines, con uniforme azul, rostros cubiertos y armas largas, que detenían de forma violenta a manifestantes, a quienes arrastraban del cabello y luego los pateaban.

Fue a buscar su cámara y le avisó a su compañero, Juan de Dios, corresponsal del periódico Milenio, lo que pasaba, y empezaron a filmar y tomar fotos. “Los policías, me imagino que por algún flash, se dieron cuenta, por lo que nos aventaron una luz y con palabras altisonantes nos decían que dejáramos de filmar. Nos identificamos como prensa y seguimos con nuestra labor; nos amenazaron que si no dejábamos de filmar iban a subir a sacarnos y nosotros insistimos en que realizábamos nuestro trabajo”, dice María.

Como respuesta les arrojaron botellas de plástico, “pero cuando alcancé a ver un objeto parecido a una piedra grité: ‘¡No arrojen eso, hay una menor en el cuarto y pueden lastimarla!’. Ellos insistían en que bajáramos”.

En tanto, un grupo de policías ingresó al hotel y sin permiso entraron al cuarto. “La niña se despertó y se refugió debajo de la cama. Los policías nos pedían el equipo; al negarme a entregarlo me decían que era ‘una vieja loca’ y amenazaron con llevarnos”, recuerda.

Juan de Dios fue jaloneado y tomado por el cabello; lo sacaron del cuarto, y registraron sus pertenencias. “Logré tomar unas fotos con el celular, que intentaron quitarme empujándome hacia la puerta.

“A mi compañero se lo llevaron. Me quedé con la niña; ella temblaba y preguntaba que le iban a hacer a su papá. Lo primero que se me ocurrió fue mandar mensajes a Facebook”, señala.

A Juan de Dios lo arrastraron por la plaza, le cubrieron la cara y lo maniataron con su propia camisa. Le rompieron la bolsa del pantalón para quitarle la cartera y lo aventaron a una patrulla con otros detenidos. Él gritaba que era periodista. Una hora después, lo soltaron. Le devolvieron la cartera sin dinero (3 mil pesos), la cámara sin memoria electrónica y no sabe cómo perdió la segunda.

“En mi cartera había mil 250 pesos que tampoco aparecieron. Por la mañana, nos desalojaron del hotel, por ‘órdenes de la dueña’, dijo el encargado, y nos quitaron la luz e internet. Por seguridad salimos”. Ambos periodistas ahora prevén presentar una denuncia ante la Procuraduría General de la República.

Consultar nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s