La llamada -sobre el caso Televisa en Nicaragua. (Salvador García Soto/24 horas)


Por Salvador García Soto, publicado en 24 horas

Cuando en septiembre pasado fracasó la Cumbre de Centroamérica que había propuesto Enrique Peña Nieto, como parte de su gira por la región, mucho se especuló sobre las causas por las que el presidente electo de México no había logrado la convocatoria para ese encuentro, al que se negaron a asistir el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el de El Salvador, Mauricio Funes, ante cuyas ausencias el equipo del mandatario mexicano decidió cancelar tal cumbre.

Se habló de “diferencias” por la sede del encuentro en Guatemala, de errores de protocolo en el equipo peñista que no consultó al SICA (mecanismo de integración centroamericana) y le pidió convocar a Guatemala, pero nunca se explicó oficialmente la causa por la que la convocatoria de Peña Nieto no tuvo éxito.

Desde Managua, fuentes cercanas al gobierno de Nicaragua aseguran que la verdadera causa por la que se tuvo que cancelar esa cumbre fue la molestia del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, por una llamada telefónica que recibió para invitarlo al encuentro. Según afirman esas fuentes, un alto integrante del equipo de Peña Nieto, de los más importantes, se comunicó desde México con el presidente Ortega para darle los detalles del encuentro de mandatarios centroamericanos, pero al final de la llamada, el político mexicano le hizo una recomendación:

“Que por favor le bajen al tema de Televisa (y los 18 mexicanos detenidos en Managua) que ya no le muevan a ese asunto”.

La petición, dicen las fuentes cercanas a la casa “Olof Palme”, sorprendió a Ortega y aunque no hubo una discusión, la molestia del gobernante centroamericano se manifestó en su decisión de no acudir a la invitación de Peña para reunirse en Guatemala, determinación que sería apoyada después por Funes de El Salvador, y provocaría la cancelación de la pretendida Cumbre centroamericana. En su lugar sólo se dio la visita del presidente electo mexicano a Guatemala.

La “petición” desde el primer círculo peñista para que Nicaragua abandonara sus investigaciones sobre los 18 mexicanos detenidos a bordo de camionetas pintadas con logotipos de Televisa, se da justo cuando la Fiscalía Nacional de Nicaragua ha profundizado sus indagatorias para determinar si esos vehículos, en los que se encontraron 9.2 millones de dólares de dudosa procedencia, son o no propiedad de la empresa mexicana, que ya lo ha negado, y si las 18 personas, encabezadas por Raquel Alatorre, fueron o no contratados por la televisora, como algunos de ellos siguen afirmando en sus declaraciones ministeriales.

De hecho Daniel Ortega, personalmente, se ha involucrado en la investigación y ha declarado en varias ocasiones que sí hay vínculos entre los detenidos y la empresa televisiva mexicana. La propia Fiscalía Nacional ha filtrado información a los medios de las investigaciones en curso, la cual ha llegado hasta México vía algunos diarios nicaragüenses, por lo que hay la impresión de que en círculos mexicanos se piensa que “el caso ha sido atizado por el gobierno de Nicaragua”.

La pregunta es por qué el equipo de Peña Nieto estaría interesado en que “le bajaran” a ese caso en Managua, cuál sería el interés al grado de pedírselo al presidente de Nicaragua. Porque además, las fuentes nicaragüenses afirman que, para mala suerte de quienes hicieron esa llamada, Ortega -como Fidel Castro- tiene la mala costumbre de grabar todas sus conversaciones telefónicas. No vaya a ser una redición de aquel penoso episodio del “comes y te vas”, protagonizado por el entonces presidente mexicano Vicente Fox.

Consultar nota original

Una respuesta a “La llamada -sobre el caso Televisa en Nicaragua. (Salvador García Soto/24 horas)

  1. Los que se sienten poderosos descuidan las formas, los modos y las solicitudes que les hacen a quienes son sus subordinados o consideran con menos poder, cuando esto lo extrapolan a escenarios externos actúan de igual manera sin darse cuenta de los límites de su autoridad.

    Por su parte quienes están fuera de esos límites lo consideran una prepotencia, una intromisión o una manipulación.

    Un error del integrante del equipo de Peña Nieto, que por otro lado también muestra la vinculación de este último con la empresa televisora. Estos hechos refuerzan la idea de que la relación entre ambos existe.

    Se sabrá algún día la verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s