Esta va desde el corazón: Carlos Loret (El Universal/México)


Por Carlos Loret, publicado en El Universal

A la familia de James W. Foley, periodista asesinado

Me acuerdo que pedimos cáscaras de papa y dedos de queso mozzarella. La primera vez que supe que iba a cubrir una guerra invité a mi esposa a cenar y le hice el anuncio. Nunca se me va a olvidar el gesto con el que reaccionó.

Teníamos apenas unos días de habernos casado.

No sé si en ese momento ella sabía que para mí significaba un máximo anhelo: desde que era estudiante y armaba gacetillas fotocopiadas para jugar al periodista me seducía brutalmente la idea del desaliñado reportero que atestigua lo más crudo del menú de las tragedias y, sin importar los peligros que enfrente, se inspira para contarlo hasta congregar todas las miradas.

Si no lo sabía entonces, seguro Berenice lo comprendió con el paso de las guerras: me ve salir con mucho miedo y regresar pleno por dentro, en esa extraña esquizofrenia de quien está horrorizado por lo que vio pero contento de recordar la esencia del oficio que le fascina, lleno de anécdotas “detrás de cámaras”, muchas increíblemente chistosas.

Antier a las 3:25pm.

Recibí como alerta de Noticia Urgente el despiadado video en que el colega James Wright Foley, periodista de la AFP, de rodillas, es decapitado frente a la cámara por un encapuchado que se identifica militante del grupo Estado Islámico.

James tenía 40 años. Lo secuestraron en Binesh la semana en que yo llegué a Damasco en noviembre de 2012. Estábamos haciendo lo mismo en el mismo país en las mismas fechas.

No quiero pasarme de “intenso” pero hoy ha sido un día desabrido. No me puedo quitar el video de la cabeza ni superar esa sensación desagradable en el estómago que me recuerda el oficio compartido y el destino que sólo fue de él.

No conocí a James ni a su familia. Pero pienso en cómo les habrá anunciado que se iba a Siria, a reportear en el norte donde mandan los rebeldes que son un extraño potaje de demócratas idealistas y fundamentalistas terroristas, cómo habrá sido su última llamada telefónica y si prometió, como todos, volver pronto.

Así que la guerra no es un juego de ajedrez geopolítico al que debamos ver con distancia y recelo. La guerra deja estos saldos. Profundamente humanos. Brutalmente cercanos. Hoy todo lo demás me vale.

Ver nota original

Una respuesta a “Esta va desde el corazón: Carlos Loret (El Universal/México)

  1. -Mi nombre es Marco Maldonado, soy estudiante de comunicación de la Universidad Iberoamericana; señor Carlos Loret de Mola respeto su trabajo y mas aún el riesgo que implica cubrir noticias especiales en zonas conflictivas. Me interesaría saber más sobre su actividad de campo, y sobre los desafíos que implica el encontrarse en situaciones de riesgo al cubrir eventos o sucesos en los que la vida este de por medio. Conocer a fondo sobre esta parte de la profesión que vincula a un periodista con el contexto conflictivo. ¿Porqué es algo formativo como periodista el cubrir enfrentamientos de este tipo?
    Buena Tarde, quedo en espera para cubrir las dudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s