Matanza en la Narvarte y el Estado inútil; Carlos Puig, Milenio


Por Carlos Puig, publicado en Milenio

Ya tendrá el procurador de Justicia del Distrito Federal que decirnos pronto los detalles, motivos y probables responsables del brutal asesinato de cinco personas en la colonia Narvarte, entre ellas, el periodista gráfico Rubén Espinosa, quien se había mudado al Distrito Federal después de temer por su seguridad en el Veracruz de Javier Duarte.

Hasta el momento que redacto estas líneas, los hechos son que un periodista que se había mudado por miedo a la capital ha sido alcanzado por su pesadilla.

Por lo pronto, retomo este inventario publicado el día de ayer en una carta editorial de Horizontal.mx:

“México es uno de los países con mayor cantidad de instrumentos públicos para la protección de la libertad de expresión: una ley federal, un mecanismo de protección a periodistas, una fiscalía especial y un área especializada en la Comisión Nacional de Derechos Humanos. El presupuesto relativo a estas iniciativas ha aumentado; por ejemplo, el presupuesto de la Fiscalía Especial de Atención a Delitos contra la Libertad

de Expresión (Feadle) creció de 3 millones de pesos en 2012 a 39 millones de pesos en 2014. El mecanismo de protección tiene asignados 135 millones de presupuesto este año y el programa de la CNDH erogó alrededor de 16 millones el último año para la promoción y protección de los derechos de los periodistas. Sin embargo, la Fiscalía apenas ha podido llevar 10% de los casos ante un juez; el mecanismo ha logrado concluir exitosamente solamente dos casos y la CNDH ha emitido solo ocho recomendaciones sobre libertad de prensa”.

Como en tantos otros ámbitos de la vida nacional, nos hemos cansado de crear oficinas y agencias con siglas, dotarlas de dinero, nombrar funcionarios y no sirven para nada.

Tal inutilidad agrega a la tragedia la sensación de un gobierno, de un Estado inútil. Uno que sin importar cuánto gaste, qué fiscalías o agencias o comisiones cree, es incapaz de al menos avanzar en alguna investigación o en la propuesta de un método de protección efectivo para los colegas de los estados de la República que viven bajo gobernadores —es un decir— como el señor que ocupa el Palacio de Gobierno en Xalapa y que viven una situación que quienes ejercemos el oficio en la capital no imaginamos.

Por lo pronto urge saber ¿quién, cómo, por qué? No estoy seguro que nuestras instituciones —por llamarles de algún modo— nos lo dirán.

Rayuela, La Jornada

No cesan las agresiones contra informadores y medios por parte del gobierno de Veracruz.

Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s