Archivo de la categoría: Secuestro Diego Fernández

Los intereses de Diego

Por Bajo Reserva, publicado en El Universal

El otrora “Jefe” Diego Fernández de Cevallos ataca de nuevo. Para demostrar que está vigente, su grupo de presión dentro y fuera del PAN logró colar a Jorge Mario Pardo Rebolledo en la terna entregada ayer por Los Pinos para sustituir al ministro José de Jesús Gudiño Pelayo. En el foro se califica al juez Pardo como “protegido” de ese club de magnates de la abogacía. Ya alguna vez lo intentaron, en la selección que ganó el actual ministro Luis María Aguilar. Ahora, la burbuja del panista va de nuevo. Sigue leyendo

El rescate de “El Jefe” Diego (I)

Por Raymundo Riva Palacio, publicado en Eje Central

Diego Fernández de Cevallos nunca pudo identificar a quienes lo secuestraron el 14 de mayo del año pasado. Siempre estuvo en un espacio muy reducido cavado en una casa de seguridad, vieja enseñanza de ETA a la guerrilla mexicana a la que capacitaron para construir lo que ellos llaman zulus. Sigue leyendo

Un Jefe perdonado y empacado

Por Carlos Marín, publicado en Milenio

Ayer, la Red por la Transformación Global (ex Misteriosos Desaparecedores) difundió una postdata en que afirma lo mismo que su víctima: Diego Fernández de Cevallos “fue liberado a las 6:13 a.m. del día 20 de diciembre de 2010”. Sigue leyendo

Tres horas con Diego

Por Ciro Gómez Leyva, publicado en Milenio

Quedamos de vernos en mi oficina a las seis y media para conversar y luego subir a grabar a las siete la entrevista que se transmitiría en el noticiero de las diez. Pero Diego llegó pasadas las siete. Le propuse grabar a las ocho y media, nueve y media. No hubo necesidad. Nos fuimos en vivo. Sigue leyendo

El nuevo delirio de Diego

Bajo Reserva, publicado en El Universal

El Encino, el predio que en el año 2005 fue eje de un conflicto político-jurídico que llevó al desafuero del entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, atrajo la codicia de los dos magnates del litigio en México, Diego Fernández de Cevallos y Antonio Lozano Gracia. Sigue leyendo